¿Comprar, alquilar o alquilar con opción a compra?

La decisión de comprar o alquilar una vivienda requiere una reflexión profunda en la que hay que considerar cuánto tiempo vamos a residir en esa casa, lo que depende del trabajo, de los hijos que tengamos, del aprecio por el barrio... Además, hay que tener en cuenta las implicaciones financieras de una hipoteca.

Ventajas de comprar una vivienda

  • Suele ser una buena inversión a largo plazo. Las mensualidades de la hipoteca nos obligan a ahorrar todos los meses, y al cabo de 20 o 30 años poseeremos un bien que, probablemente, valdrá más de lo que invertimos.
  • Las cuotas de la hipoteca, que hoy representan mucho dinero, en unos años será menor en relación a la subida general del coste de la vida, mientras que los alquileres suelen actualizarse anualmente con la inflación.
  • Obviamente, las ventajas de la vivienda como inversión dependen del precio de compra y de las expectativas de subida del mismo. Es conveniente asegurarse de que la compra se hace a un buen precio porque ello determinará los riesgos que se toman con la inversión. Desgravación en impuestos.

Ventajas de alquilar una vivienda

  • Una vivienda en propiedad condiciona a sus dueños. Con el alquiler se puede ir adaptando la casa donde vivimos a nuestras necesidades en tamaño, lugar, precio, etc.
  • El alquilar, en la mayoría de los casos, no implica los gastos obligatorios derivados de la propiedad de la vivienda, como seguros de hogar, impuestos, mantenimiento y gastos de la comunidad de vecinos, que ni se recuperan al vender ni aportan ninguna ventaja fiscal.
  • Generalmente, el precio del alquiler es menor de lo que serían las cuotas de la hipoteca del mismo piso.
  • El contrato de alquiler no implica gastos tan importantes como el de compra de una vivienda (aparte de la entrada, los gastos de formalización de hipoteca, escritura, impuestos, etc. ). En el caso del alquiler, a lo sumo tendrá que prestar una fianza inicial o soportar el coste de un aval bancario que cubra algunas mensualidades.

¿Puedo permitirme comprar una vivienda?

Muchos nos limitamos a calcular la cuota de la hipoteca y nos olvidamos de que es necesario una buena cantidad de dinero líquido: la entrada, que representa una cifra a partir del 10%-20% del valor de tasación de la vivienda, según las exigencias de cada entidad financiera. Si disponemos de ese capital, y hay un banco que nos financie el resto de la inversión, debemos calcular el impacto de las cuotas en nuestra economía familiar. ¿Cuánto podremos pagar? Los expertos coinciden en que la totalidad de cuotas mensuales destinadas a pagar deudas no debería nunca sobrepasar el 40% de los ingresos mensuales. Es decir, que una familia necesita disponer, como mínimo, del 60% de sus ingresos mensuales para poder comer, vestirse, pagar las facturas y, con un poco de planificación, ahorrar algo cada mes. Le proponemos que antes de decidirse a comprar una vivienda haga simulaciones para determinar la cuota mensual de hipoteca que podría pagar sin sobrepasar los límites de endeudamiento recomendados.
Si no salen los números, podemos:
  • Aplazar la compra hasta que haya reducido sus otras deudas pendientes o disponga de mayores ingresos.
  • Ahorrar lo suficiente para pagar mayor entrada y así necesitar menor financiación
  • Intentar conseguir una hipoteca a un menor tipo de interés.
  • Comprar una vivienda más barata.
La decisión de comprar una vivienda, trae implícito una serie de gastos. Estos gastos (tasación, notario, impuestos) deberá tenerlo en cuenta porque correrán por tu cuenta.